Aspectos de LUNA y MARTE



Aspectos armónicos

Estos aspectos otorgan una personalidad animosa, con un sentimiento íntimo de coraje que se manifiesta en la defensa de lo que el sujeto considera suyo, la familia, las tradiciones e inclina al sentimiento patriótico. Por eso no es extraño verles en el ejercito, bomberos, y todo lo que signifique acción e iniciativa al servicio de la gente.

Estos individuos escuchan al sentido común cuando actuan y les importa la actitud de la sociedad frente a sus iniciativas. Al margen de la conducta, son obedientes en la acción, se dejan guiar por líderes si demuestran valentía y resolución, y para actuar les gusta contar con el apoyo de su entorno. Son valientes para proteger a las personas de condición inferior. Tienen un grado de sociabilidad franca y directa, cordial, demuestran sus sentimientos con hechos y se abren de forma espontánea al entorno. Tienden a animar a los demás y a ponerse del lado de la mayoría.

Aspectos inarmónicos

Esta combinación entre la Luna y Marte es indicio de una personalidad un poco insociable, una hostilidad del individuo hacia su entorno que puede expresarse en muchos ámbitos; disputas familiares o en el medio en el que actúa, impopularidad de los actos o del propio temperamento, etc.

El animismo del sujeto es algo amargo, malhumorado, a veces violento. A menudo tiene ganas de guerra y está dispuesto a disputar por tonterías. Puede enfadarse fácilmente y de forma infantil o pone pucheros para hacer pagar a la gente que le rodea. Es además, algo susceptible y se siente personalmente ofendido con facilidad. Hay tendencia a los exabruptos, los malos modales y a la expresión frecuente y vulgar de la ira.

Se observa tendencia a agredir a los que considera inferiores, a tener la mano larga y a veces a perder la paciencia fácilmente con los niños que en la vida de esta persona suelen ser caprichosos, desobedientes y batalladores. En ocasiones la violencia es puramente intimidatoria en forma de rechazo de la intimidad, de hostilidad y antipatía pero violenta de igual forma el ambiente alrededor.

Inclina a actuar de forma un poco atolondrada, irresponsable, a jugar con fuego. Estas personas pueden mostrarse dependientes, sin iniciativa propia o por el contrario se empiezan muchas cosas  que a menudo no llegan a ninguna parte pues el sujeto tiene un ardor efímero y se aburre pronto de las cosas costándole sostener la lucha y el esfuerzo en el tiempo. Cambia de objetivo según su estado de ánimo y dispersa sus esfuerzos en una necesidad de cambio frecuente de actividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pubica un comentario