Aspectos de MERCURIO y NEPTUNO



Aspectos armónicos

Aquí encontramos una inteligencia con un toque de sutileza y habilidad para cautivar con las palabras, de ademanes más bien refinados y forma de hablar inclinada a la sugerencia. Sabe ocultar sus pensamientos, decir mentiras piadosas, disimular con habilidad cuando es necesario y tener el arte de escapar inteligentemente de situaciones pantanosas. Puede ser cuidadoso y sutilmente diplomático con sus palabras para no herir sensibilidades.

Aquí se sugiere una inteligencia que se mueve bien entre parábolas, analogías y lenguajes simbólicos, que asimila con facilidad por medio de las imagenes y la inteligencia se ve potenciada por la percepción. La mente es en algún grado maleable y dúctil. Otorga habilidad para entender el mundo de las emociones y lo inefable o lo virtual. Suele haber intereses y conocimiento en áreas culturales como el cine, la música, la moda e inclina al intelecto hacia el campo artístico y las humanidades. 

Por otro lado, la compasión y la sensibilidad dotan a la mente de una clarividencia y tacto que el intelecto por sí mismo no alcanza. Es persona indicada para entender las debilidades ajenas, así como el lado más subjetivo del pensamiento. Sabe guardar un secreto.

Aspectos inarmónicos

Cuando estos planetas se encuentran en “mal” aspecto suele haber tendencia a los estados de caos mental. La inteligencia es algo vaga, la mente tiende a ocuparse en cosas inútiles y a dejar a la deriva el pensamiento. No es rara la falta de interés en los estudios y en general desatención hacia el cultivo intelectual. En los casos graves puede llegar a la debilidad mental y la estupidez.

A veces se expresa verbalmente de forma confusa y con tendencia a liar las cosas. Puede ser propenso a perderse y a olvidar las palabras, muestra desorden e indefinición en las ideas, tiende a escapar cuando la conversación toca los temas que duelen y a menudo sus pensamientos son secretamente distintos de lo que aparenta. Aunque por otro lado, lleva a ser indiscreto con cosas sensibles o vergonzosas. Podría haber problemas por delaciones o irse de la lengua. El individuo es susceptible a las palabras, puede ser victima o autor de malas influencias, timos, sablazos y mentiras.

Siempre hay algún grado de inclinación embaucadora, la cual no tiene que ser por fuerza consciente. Tiende a ser “pelota” y a “comer el coco” a los demás, aunque puede burlarse en secreto de las vulnerabilidades ajenas. En alguna medida inclina a la falsedad y el engaño. Aquí la habilidad sutil deviene en tendencia a la falta de claridad, a los tejemanejes y al trapicheo. Puede valerse de artimañas, trampas y enredos con fines deshonestos, aparentar destrezas o conocimientos que no posee y es típico de los que viven situaciones de comedia de enredo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pubica un comentario