Aspectos de VENUS y SATURNO


Aspectos armónicos

Este es un sólido aspecto que simboliza la forma material de las cosas, e inclina ante todo a asentar la seguridad económica, material y también afectiva de la persona. Otorga una afectividad estable y madura aunque no muy demostrativa, sobriedad económica y sentido de la administración. Los gustos se inclinan a lo convencional y tiende a la concreción material del sentido artístico. En cualquier caso suele haber gusto por la profesión elegida y una disposición concienzuda y afectuosamente responsable. Más bien conservador en lo económico, se muestra ahorrador y moderado en el gasto.

Estas personas tienen sin duda calma y parsimonia. Aman la quietud y la tranquilidad, se toman su tiempo para disfrutar serenamente de las cosas y aunque no es un aspecto llamativamente activo puede ser muy perseverante, paciente y laborioso. Tiene el arte de combinar con acierto la amabilidad y la seriedad, el placer y la responsabilidad. En lo amoroso y la vida sexual tiende a mantenerse dentro de la considerada “moralidad”.

Aspectos inarmónicos
 
En los aspectos inarmónicos entre Venus y Saturno hallamos una tendencia depresiva y triste de los afectos que a menudo son poco demostrativos. Suele haber cierta obstinación y tozudez que puede llegar a ser muy necia, una tendencia conservadora y enemiga de los cambios y una pereza cansina. Aquí la estabilidad y la parsimonia pueden convertirse en lentitud exasperante, pesadez y torpeza.

El individuo puede ser algo desangelado, sin gracia ni encanto, poco afectuoso o carente realmente de amor sensual o cariño. Puede haber torpeza sentimental y erótica o simplemente dificultad para expresar los sentimientos. Pero es posible que en el fondo, la persona no desee en realidad agradar ni gustar pues esta configuración es típica de personas con intereses afectivos poco desarrollados o que pueden ser prosaicos, materialistas o limitados por alguna clase de responsabilidad o deber.

No es extraño encontrar aspectos de Venus y Saturno entre las cartas astrales de la gente muy rica, pero existe el riesgo de llegar a un materialismo estéril y de quedarse atrapado entre los muchos bienes o empobrecido dentro de lo sensorial y material de la existencia.

Por otro lado, puede haber una propensión a sacrificar la propia felicidad afectiva a cuenta de la seguridad o el status económico y casi siempre se oculta una adquisitividad egoísta que encuentra difícil compartir. Con este aspecto el sentido de la economía puede devenir en tacañería o en miedo y preocupación excesiva por la seguridad económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pubica un comentario