Aspectos de MERCURIO y PLUTÓN



Aspectos armónicos

Esta relación otorga una mente incisiva, curiosa e investigadora. Un intelecto con una cualidad de integridad y consecuencia, estimulada por lo que supone un enigma y lo desconocido y que sigue la pista con tenacidad hasta encontrar la causa de las cosas. Aquí la inteligencia se ve alimentada por el instinto de forma que el sujeto puede manejar aspectos inconscientes que el intelecto solo no alcanzaría.

La persona suele tener alguna clase de astucia y sagacidad, con más habilidad y recursos mentales de lo que parece. Desarrolla cautela y más bien reserva en lo que piensa y dice y se muestra hábil en situaciones críticas. A menudo la inteligencia es penetrante, hábilmente manipuladora aunque sin intenciones realmente destructivas. Si algo le gusta puede volcarse en el aprendizaje con gran pasión. 

Los ademanes suelen ser contenidos, tiende e hablar de las cosas que domina y casi siempre se comunica y entiende de forma instintiva más allá del pensamiento verbal. Este aspecto es excelente para el conocimiento del inconsciente y el entendimiento de las intenciones que motivan desde la profundidad a los individuos.

Aspectos inarmónicos
En los aspectos inarmónicos está significada una mente demasiado influenciada por el inconsciente. El pensamiento es algo obsesivo, tortuoso, inclinado a lo sórdido o a ocuparse en lo prohibido. La inteligencia puede verse sujeta a pasiones, impulsos y deseos que la distorsionan. A menudo la propia actividad mental es generadora de sufrimiento. Tiende a pensar mal, a la sospecha, las dudas y la desconfianza. Es proclive a los pensamientos supersticiosos.

Existe una tendencia dominante de la inteligencia que es manipuladora y tiene que salirse siempre con la suya con tendencia a buscar mañas retorcidas y con pocos escrúpulos en cuanto a los medios que se usan. Suele haber cinismo y la propensión indiscreta de averiguar y meter las narices en todas partes. En muchos casos se dicen cosas de forma compulsiva, sin medir las consecuencias de las palabras y son de temer las calumnias y astutas malas pasadas por activa o por pasiva.

La inteligencia podría ser mefistofélica y perversa, maquinadora, conspiradora, de palabras crueles y expresiones hirientes. A veces se tiende al lenguaje soez, a la blasfemia, a hablar con doble sentido o con veneno. No es inusual que la forma de hablar o la voz resulten de algún modo desagradables. Puede inclinar a la delincuencia, los negocios mafiosos, las mordidas, la corrupción o el tráfico de cosas prohibidas o peligrosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pubica un comentario